Claves del Turismo Cultura en Comunidades Locales

Las comunidades locales tanto por si solas como en conjunto, poseen herramientas de desarrollo para potenciar su economía tanto a favor de su identidad como de su tejido empresarial. La cultura es por sí misma una herramienta que fomenta el pensamiento crítico y que actúa como generador de riqueza.

Por lo tanto, debemos partir de la base de que la cultura es tanto el medio para el desarrollo como un fin en si mismo, ya que a raíz de perpetuar el futuro de algunas comunidades locales, hacemos que este sea un objetivo prioritario de actividades como la turística, que favorece que la cultura local se conserve, y a la vez que genere riqueza.

Para que la propia población entienda este mecanismo de desarrollo, es necesario articular diferentes actividades que favorezcan la conservación de la cultura. Vamos a intentar a dar algunas de las claves a partir de las cuales podemos potenciar en nuestro destino turístico el Turismo Cultural:

  • Musealización sostenible. Existe la necesidad de dar más protagonismo a los museos pequeños y de generar a partir de ellos una infraestructura sostenible en el tiempo. No consiste en llenar todas las localidades con un museo, sino, proyectar museos con significado, y a la vez que el propio museo se autoabastezca, bajo un modelo de negocio rentable.
  • Productos Turísticos Integrados. Es misión obligada de los diferentes agentes implicados en la actividad turística, crear productos que combinen recursos turísticos propios del lugar ligados a la identidad del mismo.
  • Difusión en los medios. Es muy importante contar con diferentes medios de comunicación, tanto propios como externos, para incentivar los contenidos culturales y aumentar la visibilidad como interés turístico cultural.
  • Comercialización. El siguiente paso después de la conformación de producto, consiste en la distribución del mismo. Tanto si realizaremos una comercialización directa, como si contaremos con terceros, como agencias de viajes y turoperadores, debemos desarrollar una estrategia adaptada a nuestro producto.
  • Articular redes en el territorio. Dado que no somos organismos aislados, es importante que tengamos alianzas en base la actividad que desarrollemos. Así podremos conformar entidades con una mayor capacidad tanto de difusión, como de enriquecimiento de la oferta turística.

Vamos a proporcionar algunos ejemplos de Turismo Cultural que hemos encontrado en la web EspacadaRural.com y que se adaptan perfectamente al objetivo que queremos conseguir a favor del proyecto de la Montaña Leonesa:

  • La riqueza histórica, natural y gastronómica de Cantabria. La creación de productos es una de las líneas fundamentales de la política turística que se está desarrollando por parte del Gobierno de Cantabria. Cantabria tiene muchos recursos y apuesta por la máxima, de que cuanto más contenidos ofrezcan al viajero, más fácil será atraerlo.
  • Parque Cultural de Zerain y Real Monasterio de Santa María de Poblet. Los dos son proyectos en los que lo más importante es el respeto a los valores de la comunidad que promueve el desarrollo de los recursos culturales como estrategia de desarrollo sostenible. En el caso concreto del monasterio de Poblet, J. Pardo indica que “la idea de respeto al paisaje es el eje central que determina las diferentes actuaciones”.
  • La Felicidad Interior Bruta de Bután. Un país que a nuestros ojos occidentales se presenta como idealista. A lo mejor utópico y sin duda atípico con su peculiar modelo de desarrollo: “Felicidad Interior Bruta”. Más allá de un modelo de crecimiento económico, antepone la ‘felicidad’ de sus ciudadanos y un desarrollo sostenible en consonancia y respeto con la protección del medio ambiente y la cultural y tradiciones locales al crecimiento.
  • Tierras de José María el Tempranillo. Entre Sevilla, Córdoba y Granada se ha desarrollado en los últimos 12 años un proyecto de turismo cultural compuesto por varios productos: “Tierras de J.M. el Tempranillo”. Las propuestas, flexibles para los viajeros, inician un viaje histórico y dinámico a través de los que se ha llamado el bandolerismo romántico andaluz. “J. M. el Tempranillo será el prototipo de bandido generoso que roba a los ricos para entregarlo a los pobres”, sobre el que se conforma la oferta turística.
  • La mirada interior de Navarra Turismo y el III Congreso. Tras una intensa labor de análisis se ha generado una de las mejores rutas patrimoniales y temáticas de España. El legado fortificado del Reino ha permitido crear un nuevo y atractivo recorrido turístico para descubrir la historia del territorio. Claro que no basta con disponer del patrimonio. Detrás quedan las labores de recuperación y de interpretación para poder dar a conocer al viajero todo el valor. 

El turismo cultural, a pesar de su corta vida, se está consolidando como uno de los productos emergentes más importantes, presentando buenas expectativas de crecimiento en un futuro inmediato. España es un país que dispone de un rico y variado patrimonio, tanto natural como cultural, lo que le coloca en un excelente puesto de salida a la hora de consolidarse como destino cultural.

Por último, es necesario no olvidar que el patrimonio es un bien sensible y que su papel social es amplio y complejo. El turismo debe respetar estos aspectos, garantizando en todo momento la conservación del mismo. Si el principio de sostenibilidad es siempre básico, en este caso alcanza su máximo nivel de necesidad.

Comunidad, Identidad y desarrollo van de la mano en la generación de productos turísticos sostenibles. Herramientas para cohesionar y dinamizar están al alcance de todos aquellos que apuesten por un turismo rentable y responsable.

 

Andres

Técnico especializado en Marketing Turístico

Facebook Twitter 

Share

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *