Una cámara en el campanario

Imagen de primeros  de diciembre

Imagen de primeros de diciembre

A veces las mejores ideas para dar a conocer un pueblo, o acercar a la gente del entorno urbano a la realidad del campo no pasan por grandes campañas, sino por iniciativas relativamente sencillas que, precisamente por su sencillez, sirven perfectamente a su cometido: demostrar que otro modo de vivir es perfectamente posible y puede también ser muy deseable.

En ese sentido, y cuando ya estaba convencido de haberlo visto todo en materia de promoción rural, me encontré hace poco con una red de cámaras web sobre animales, que abarca toda Alemania y cuya intención es mostrar el campo y servir de actividad ecológica y de relajación. Emprendimiento y desarrollo unidos a estética, y tal vez, para quien quiera sentirlo así, a una pizca de espiritualidad.

Me pareció una idea fantástica, tanto a nivel promocional como a nivel humano, y por eso la comparto hoy aquí con todos los lectores.

Que se ponga una webcam en un parque zoológico me parece interesante y puede tener su gracia, sin duda, pero que a alguien se le haya ocurrido poner una cámara web en el nido de una cigüeña para ver sus evoluciones, la cría da los polluelos, y dar de paso la oportunidad de ver cómo está el clima en el pueblo a los que viven fuera de él, creo que es una idea simple, atractiva y con el encanto de las cosas sencillas.

Y el caso es que seguro que tiene un montón de visitas y que las evoluciones de las cigüeñas relajan a mucha gente.

Hay montones de cámaras de este tipo, algunas incluso instaladas en gallineros, en cuadras, o simplemente en un árbol para registrar lo que pasa en el bosque. Una delicia que quizás podríamos imitar y que conviene visitar de vez en cuando.

Aquí va el enlace a la webcam de la cigüeña, como ejemplo.

Share