Slow Travel, más que una forma de viajar, una filosofía de vida

Cuando necesitamos recargar pilas, solemos tener bastante claro que la mejor manera de hacerlo es con escapadas a lugares diferentes, encantadores, tranquilos o vertiginosos, pero siempre distintos de nuestro día a día. Cada uno de nosotros busca experiencias que se adapten a nuestras necesidades, a nuestro ritmo de vida y a nuestros gustos. Pero cuando se regresa de un viaje muchas veces se tiene la sensación de llegar más cansado que cuando salimos de casa ¿no os sucede también a  vosotros?

 Es  en ese momento en el que las mentes inquietas se hacen algunas preguntas: ¿hemos disfrutado de los lugares visitados con el tiempo necesario para conocerlos? ¿hubiéramos preferido quedarnos más tiempo en esta ciudad? o ¿habríamos preferido no hacer maletas cada día para dormir en un sitio distinto cada noche? Ese hotelito maravilloso, ¿sólo lo has usado para tumbarte en la cama unas horas? Y ese Café que tanto te gustó el primer día ¿no has tenido tiempo de volver y te has quedado con las ganas?

Estas son  algunas cuestiones que nos hacen pensar tras el fin del viaje, en qué merece la pena y qué ha sido una pérdida de tiempo y de energía. Es a partir de estas preguntas cuando el concepto de “Slow Travel” empieza a tener sentido. Viajar con calma o “slow travel” (en inglés, viajar despacio) significa dedicar el tiempo necesario a cada lugar donde se va. Significa que no se puede pretender ver todo un país en siete días para acabar no viendo realmente nada, sino disfrutar de los sitios viviéndolos. Significa no arrastrar cada día la maleta sin haber tenido tiempo de enterarnos de adónde estamos yendo. Viajar slow es disfrutar de un alojamiento que tenga que ver con el lugar que estamos descubriendo, que sea agradable, cálido y con personalidad. Sobre todo, lo que nos gusta es que cada viaje sea nuestro viaje. Que regresemos con todo un bagaje de sonidos, gentes, imágenes, olores, colores y sabores vividos y experimentados intensamente y bien asentados en nuestra cabeza.

El Movimiento Slow nació en Italia en los años 80 como respuesta  para combatir el estrés que produce nuestro ritmo diario de vida. Si bien en sus inicios surgió como una corriente gastronómica en antítesis a los restaurantes de comida rápida, con los años, el concepto se transformó en una filosofía de vida y contagió a otros ámbitos de la actividad humana, entre ellos el turismo, generando lo que hoy se conoce como Turismo Slow o Slow Travel. El turista slow busca viajar de una manera más sostenible, visitar los destinos en profundidad, degustar los productos locales, integrarse con el destino y su entorno, y evidentemente, hacerlo todo sin prisa.

Este movimiento ha dado lugar a los denominados Destinos o Ciudades Slow (en italiano Cittaslow). Para que un destino se convierta en Destino Slow debe cumplir con determinados requisitos relacionados con su política de medio ambiente y de infraestructuras, la calidad de sus instalaciones, la valorización de las producciones autóctonas y la consciencia de los ciudadanos.

En España, existe una asociación española de cittaslow llamada Red Estatal de Municipios por la Calidad de Vida y tiene seis ciudades adheridas: Begur, Bigastro, Lekeitio, Mungia, Pals y Rubielos de Mora. Si queréis más información sobre estas “Ciudades Lentas” visitad la web http://www.cittaslow.es/

El turismo slow es entonces aquel que huye de los programas organizados y del todo incluido para centrarse en lo personal y lo local. El viaje en sí mismo y la forma de viajar importan y marcan la diferencia, y el protagonista es la persona y el entorno.

Un ejemplo de destino “Slow Travel” en nuestro país es la isla canaria de La Palma, conocida también como “isla bonita”. En La Palma se registran las mayores precipitaciones de todo el archipiélago canario, es una de las islas más montañosas del mundo, posee una riqueza en biodiversidad fascinante, con el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente como estandarte, unos paisajes espectaculares en donde el verde se funde con la lava volcánica y una cantidad altísima de endemismos y variedades autóctonas. Junto con Tenerife, La Palma puede presumir de uno de los cielos más despejados y con mejor visibilidad del mundo para contemplar el cielo y las estrellas. Si a todo lo anterior sumamos la tranquilidad y el carácter abierto y hospitalario de sus habitantes, obtenemos el lugar perfecto para un viaje sin prisa y salpicado de pequeños rincones especiales en los que detenerte a disfrutar.

Muy cerquita de La Palma y sin salir del archipiélago Canario, encontramos la isla de El Hierro, otro perfecto ejemplo de Slow Travel. Esta pequeña isla se enorgullece de ser la primera isla autosuficiente del mundo que se autoabastece a través de los recursos naturales disponibles (viento, agua, sol), y gracias a esta filosofía basada en la ecología, está generando un turismo slow para aquellos que buscan la calma, el bienestar y la desconexión. Lo mismo sucede en La Gomera, que, consciente del potencial que tiene como destino de naturaleza, gastronomía, tradición, y bienestar, se ha presentado en la Feria Internacional de Turismo, FITUR de este año, como destino predilecto para el Turismo Slow, buscando abrirse a un nuevo mercado que genere visitantes respetuosos y comprometidos, y que beneficie el desarrollo sostenible de la isla.

En relación a La Palma y su carácter “Slow”, y porque una imagen vale más que mil palabras, os dejamos aquí  una campaña promocional desarrollada por 7 realizadores que han logrado expresar la esencia del lugar a través de unos videos espectaculares. El objetivo de esta campaña consiste en encontrar otros públicos más allá del típico (y ya manido) turismo de sol y playa y enseñar ese lado de Canarias que no siempre aparece bien reflejado en la publicidad tradicional, potenciando lo que hemos comentado, el denominado Slow Travel, otra filosofía de viaje que beneficia al viajero y al territorio.

Más información sobre el Movimiento Slow: http://movimientoslow.com/es/filosofia.html

Andres

Técnico especializado en Marketing Turístico

Facebook Twitter 

Share

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *