Gastronomía local durante el viaje, como actitud responsable del turista

La gastronomía como recurso se consolida así como un elemento clave para diversificar la oferta turística y estimular el desarrollo económico local, regional y nacional con valores de sostenibilidad basados en el territorio. Para justificar la importancia de la gastronomía en España solo en 2013 nos visitaron 7,4 millones de turistas internacionales por este motivo, un 32% más, con un gasto medio por persona de 1.170 euros, según datos de Turespaña.

Elementos como el paisaje, el mar, los productos locales y la autenticidad; actúan de forma representativa en relación al interés gastronómico de los destinos y del interés que suscitan a la hora de realizar la actividad turística.

Siendo conscientes de la importancia y del atractivo que representa la gastronomía para el viajero, debemos trasladar ese interés que suscita al consumo de productos locales, previo a su paso por nuestros estómagos. La idea consiste en marcarnos como referencia el consumo de productos locales y de temporada, al igual que lo debemos hacer en nuestros hogares, siempre que sea posible. Puede no parecer fácil en algunos destinos, pero son muchas las razones que justifican que el viajero adopte esta actitud:

  • Reducción energética y de elementos contaminantes. Se producirá una significativa reducción del elemento transporte y, como consecuencia, un menor consumo de combustibles fósiles y un recorte de emisiones de CO2.
  • Autenticidad en la experiencia turística.Contribuirá a disfrutar de experiencias de viaje más auténticas, ya que en muchos destinos la gastronomía representa una parte muy importante de la cultura local.
  • Conservación de productos locales. Ayudará a la preservación de la biodiversidad de alimentos existentes en los distintos rincones del mundo.
  • Gastronomía local como recurso turístico.Convertirá los alimentos y la gastronomía local en atracción turística.
  • Responsabilidad en soberanía alimentaria. Se estará apoyando la soberanía alimentaria de los pueblos y al desarrollo sostenible del destino y del planeta.
  • Reactivación o Dinamización de la economía local.Se incrementarán los ingresos procedentes del turismo para la población local.

En nuestro país, debemos aprovechar lo bien que se están haciendo las cosas en este segmento, las posibilidades que existen y el valor añadido fundamental que posibilita la dieta mediterránea. designada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en noviembre de 2010.

La satisfacción del consumidor así como el cumplimiento de sus expectativas, permitirá al destino fidelizarincrementando su posibilidad en repetir la estancia. Según la OMT “la gastronomía de calidad es un factor decisivo en la satisfacción, ya que produce un recuerdo imborrable en la experiencia vivida por el turista”.

El turismo gastronómico es un fenómeno local de alcance universal que se encuentra en una clara fase de crecimiento, con un impacto positivo en la economía, el empleo y el patrimonio locales. Su desarrollo, además, contribuye a mejorar la percepción general del destino.

Esta actitud de una alimentación responsable y sostenible también debemos adoptarla durante nuestros viajes. Ello nos permitirá disfrutar mucho más de la experiencia de conocer nuevos lugares, así como beneficiar a las comunidades locales y al planeta en su conjunto.

¿Considerabas interesante este tipo de consumo como apuesta por la supervivencia de comunidades locales?

Andres

Técnico especializado en Marketing Turístico

Facebook Twitter 

Share

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *