El Turismo y la Gastronomía, amigos inseparables a la hora de viajar

Cuando salimos de viaje siempre nos hacemos una imagen más o menos clara y generamos ciertas expectativas sobre lo que vamos a hacer, lo que vamos a ver y lo que vamos a sentir cuando estemos en el lugar deseado. Cuando viajamos agudizamos nuestros sentidos y en la mayoría de los casos estamos abiertos a descubrir nuevas sensaciones que nos enriquezcan y que nos hagan crecer como personas. Entre estas nuevas experiencias sensoriales la gastronomía tiene un lugar destacado, ya que no solo viajamos por ver sino por “comernos” literalmente la cultura y las tradiciones del lugar que visitamos. El concepto de turismo gastronómico no el algo que nos hayamos inventado recientemente, sino que ya en Europa, en el siglo XIII, se empezaron a realizar las primeras guías gastronómicas,  una relación de las mejores posadas y restaurantes de la época.

Según datos de Turespaña, solo en 2013 llegaron 7,4 millones de turistas internacionales, un 32% más que el año anterior, con un gasto medio por persona de 1.170 euros.  La gastronomía figura como valor destacado entre la satisfacción de los turistas internacionales que visitan nuestro país. Especialmente en algunos destinos según la última encuesta Habitur elaborada por el Instituto de Estudios Turísticos (IET), que mide anualmente los hábitos de los visitantes extranjeros.

España es sinónimo de gastronomía de calidad, así que unirnos a esa corriente  potenciando los platos típicos de nuestro destino nos ayuda a reafirmar diferentes aspectos de nuestra identidad y potencia la relación entre el turismo y la Gastronomía:

  • Desarrollo de la economía local tanto en la materia prima como en el servicio.
  • Promoción de la identidad y cultura de la zona.
  • Potenciación  de la relación entre el turista y el destino.
  • Asociación entre gastronomía y cocina tradicional y saludable.
  • Gastronomía como herramienta de diferenciación y promoción.

A la hora de emplear la gastronomía como recurso turístico, debemos integrar acciones que la potencien a nivel de destino o incluso a nivel de establecimiento. No solo es una gran baza para un destino, sino que a menor escala también podemos saldar nuestra deuda con el entorno. Posibilidades hay muchas, todas las que tu imaginación te permita crear. Aquí te facilito una serie de ejemplos:

  • Rutas Gastronómicas sobre productos concretos o temáticas geográficas.
  • Enoturismo. Existe toda una industria alrededor del turismo y el vino.
  • La gastronomía como oferta complementaria con alojamientos.
  • Denominaciones de Origen.
  • Sellos de Calidad Gastronómica.
  • Asociación a Cocineros de renombre.

Una cita muy interesante a la que poder acudir y profundizar en la simbiosis que se produce entre turismo y gastronomía es  el 3er Congreso Internacional de la red UNITWIN de la Cátedra UNESCO “Cultura, Turismo, Desarrollo” está centrado enTurismo y Patrimonio Gastronómico: Paisajes Culturales, Gastroregiones y Destinos de Turismo Gastronómico. El objetivo del congreso es el de presentar el estado actual de las investigaciones,las estrategias y las tendencias sobre patrimonio gastronómico y turismo en relación con la biodiversidad y la diversidad cultural de nuestros territorios.

Particularizando más en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, se han llevado a cabo diferentes iniciativas a nivel administración y empresa privada para poner en valor la cultura tradicional gastronómica:

  • El eje Gastronomía-Cultura será una de las líneas más destacadas en el Plan Estratégico de Turismo de Castilla y León 2013-2015. Con más de 5.200 restaurantes y más de 468.000 plazas, es además, uno de los principales productores en el ámbito micológico, sin olvidar las 12 denominaciones de origen de sus vinos. Toda una serie de ventajas que se pretende poner en valor.
  • Regulación de restaurantes según su especialización. La idea es recoger líneas específicas para los restaurantes situados en establecimientos comerciales y para los ubicados en hoteles y alojamientos rurales. También se regularán figuras como el restaurante-bodega, gastrobar, mesón y asador.

Después de este pequeño repaso sobre la importancia de la Gastronomía en la experiencia turística, solo nos queda apostar por este medio como herramienta de desarrollo. Es por tanto la gastronomía una excelente forma de potenciar nuestra cultura y ayudar a que el destino prevalezca en el tiempo; no solo por su singularidad, sino en términos económicos, claves estos para que el desarrollo sea sostenible y perpetúe el contexto en el que se crea.

Andres

Técnico especializado en Marketing Turístico

Facebook Twitter 

Share

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *