El Agua como elemento dinamizador de la actividad turística

Como técnico en turismo reconozco el valor del agua dentro del sector. Es imprescindible ser consciente de cómo este elemento articula actividad turística y cómo tiene una relación muy directa entre destinos que funcionan y otros que están a años luz de conformarse como tal.

El otro día,  hablando con un compañero de trabajo, comentábamos como el agua ha condicionado a lo largo de los años la situación de los pueblos, ha modelado el paisaje, ha influido en la arquitectura, ha provocado guerras, ha generado riquezas, repercute en la generación de energía y como no, también afecta de manera básica en la actividad turística se desarrolla en un determinado lugar.

Resulta básica la creación de producto turístico sobre los recursos hídricos, con ejemplos claros de su explotación y comercialización, haciendo mención expresa en zonas de interior en relación a los grandes y pequeños ríos para el desarrollo de actividades turísticas, de embalses, pantanos y lagunas naturales. La comercialización de estas actividades turísticas tiene por efecto el desarrollo de las economías locales en las que tienen lugar tales actividades, destacando la importancia para el turismo rural y para el desarrollo de actividades de turismo de naturaleza.

Ya en el 2013 fue la temática del día mundial del Turismo. Algo tan sencillo y elemental como puede ser el agua debe de estar conservado como uno de los bienes más preciados y, si nos referimos al turismo, ni que decir tiene que debemos de cuidarla al máximo para fomentar que esta actividad se desarrolle y se consolide.

Para ser un poco más concreto y sintetizar la idea del artículo podemos realizar un análisis de sobre qué actividades, en relación al sector turístico, influyen y como esas deben de gestionarse para que haya un funcionamiento óptimo de este sector:

  • Gestión del Abastecimiento para el consumo. El agua es básica para el abastecimiento tanto para los habitantes de un destino como para la afluencia de turistas que deben de llegar puntualmente. La gestión sobre el consumo regular y puntual es básico para que se proporcione un buen servicio.
  • Tratamiento de aguas residuales. Es importante una gestión eficiente de las aguas residuales para que no haya determinadas zonas afectadas y problemas derivados de una mala gestión en este recurso.
  • Actividades náuticas. Aunque en menor proporción que en zonas costeras las actividad náuticas de interior conforman una sólida actividad complementarias en relación a una oferta tradicional. 
  • Calidad del agua en relación a la actividad de la pesca. La pesca dada la calidad de las aguas en zonas de interior a partir de unas especies y técnicas determinadas, favorece a que haya unos determinados productos turísticos para unos determinados colectivos.
  • Arquitectura popular en relación al agua como seña de identidad. El paso de los años se ve reflejado en como los pueblos han utilizado el agua como recurso valioso y las infraestructuras que han desarrollado para ello. Esto modela el paisaje y genera recursos únicos que están en relación directa con la identidad del destino.
  • El Turismo de salud se sustenta sobre este elemento. Uno de los principales pilares del turismo de salud es la calidad del agua que se emplea en el abastecimiento de los establecimiento dedicados a ello.

Después de este pequeño repaso sobre la influencia del agua en la actividad turística, me gustaría que tuviéramos claros un par de conceptos clave para proteger el agua como un valor clave:

  • Si algo es el agua, es seña de identidad de destinos. Moldea todo a su paso, incluso la conciencia y la sensibilidad de los habitantes por donde discurre. Por lo tanto no solo es importante cuidar este recurso como algo material, sino ir más allá y salvaguardar nuestra identidad a partir de este bien tan necesario para la vida.
  • Poder salvaguardar este recurso exige la implicación de todos los agentes del destino. Esa relación que se crea sobre un bien común produce sinergias que favorecen la canalización de una actividad turística.

La concienciación en este recurso nos hace conformar destinos más competitivos y con más posibilidades para el turista. Por lo que me parece muy importante analizar la calidad de nuestros ríos, salvaguardar las especies, las infraestructuras… Todo para que el agua siga discurriendo y siga siendo un eje centralizador de nuestra actividad turística y sobre todo de la identidad de nuestro pueblos.

 

Andres

Técnico especializado en Marketing Turístico

Facebook Twitter 

Share

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *