El turismo sostenible como solución a la dinamización de los espacios rurales

Cuando pensamos en turismo, y aunque poco a poco esa percepción evoluciona a lo largo de los años, a nuestra mente llegan imágenes contradictorias que solemos relacionar en términos de masificación, alteración, explotación…, conceptos relacionados con un uso indebido de los recursos con los que contamos.

Nuestra intención desde Cidecot es que esa mentalidad cambie y veamos el turismo como una actividad controlada que puede servir para dinamizar el resto de sectores productivos. No pensamos que sea una solución en términos absolutos de los problemas que pueden surgir en las áreas rurales, pero si estamos convencidos que puede ser en revulsivo para que se pongan en valor estas áreas y la tendencia negativa que sufren muchas de ellas se revierta.

Cuando hablamos de turismo en términos de responsabilidad con el entorno, nos referimos a un turismo sostenible, que permita aprovechar los recursos existentes para potenciar esta actividad, si que el lugar se vea alterado. El turismo sostenible se estructura sobre tres pilares básicos:

  • Un uso óptimo de los recursos ambientales como elementos fundamentales del desarrollo turístico y una apuesta por la conservación de los recursos naturales y la diversidad biológica.
  • El respeto de la autenticidad sociocultural de las áreas rurales, con la conservación de sus activos culturales, arquitectónicos y valores tradicionales, para así contribuir al entendimiento y la tolerancia intercultural
  • Asegurar unas actividades económicas viables a largo plazo que reporten una correcta redistribución de la riqueza, destacando la obtención de ingresos, servicios sociales y puestos de trabajo de la comunidad anfitriona.

Según la UNESCO a través de su programa de turismo se trata de involucrar a ciudanía para promover y facilitar su participación en la conservación de los diferentes lugares, lo que incluye una puesta en común y apoyo entre los diferentes agentes que intervienen en la actividad turística (que son todos). Las acciones se implementan teniendo en cuenta conceptos como:

  • Diseñar proyectos que vinculan el turismo y la conservación de la naturaleza
  • Promover productos turísticos locales que apoyan dinamización de los pueblos sin que conlleve modificación de su identidad.
  • Promover la planificación turística en diferentes áreas con objetivos de crecimiento.
  • Distribuir información localmente sobre turismo sostenible así como fomentar la capacitación de la población local
  • Facilitar las interacciones entre los diferentes agentes, de cara a mantener una gestión más ordenada y consensuada de los destinos

La base del turismo responsable reside en la propia comunidad local, ya que son ellos los que tienen que entender como este fenómeno puede ser beneficioso para el futuro de sus pueblos. Aquí debe de haber un importante trabajo de base en cuanto a formación y empoderamiento ciudadano. Todo lo que se promueva con la comunidad se decide como comunidad, y ahí la opinión de todos es importante, ya que la incidencia de la actividad turística sobre un destino rural es muy transversal y termina afectando a todos sus ciudadanos.

Responsabilidad y participación ciudadana son las claves para asentar las bases de lo que podría ser una de las vías de subsistencia más importantes para muchos pueblos. Harán de su tradición y belleza los estandartes de su supervivencia, no callendo en el olvido y pudiéndose adaptar a los nuevos tiempos, que nos pueden parecer más o menos justos, pero son los que nos ha tocado vivir.

Cualquier colaboración o consejo desde Cidecot siempre estamos abiertos a poder ayudar. Cuenta con nosotros ya que todo nuestro equipo os ayudará encantado.

Imagen gracias a: http://www.centralamericalink.com/

Andres

Técnico especializado en Marketing Turístico

Facebook Twitter 

Share

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *