Campo y formación: una oferta diferente

Aula de formación de una casa rural.

Aula de formación de una casa rural.

Innovar no es fácil. Y a veces, para innovar, debemos conseguir  en primer lugar modificar nuestros puntos de partida.

Cuando nos devanamos los sesos en busca de los recursos y fortalezas c0n que cuenta el medio rural para salir adelante solemos pensar, como es normal, en los productos del campo:  agricultura, ganadería y un amplio abanico de bienes en general extractivos como pesca, caza, silvicultura o micología.

Sin embargo, centrados en lo puramente material, a menudo olvidamos que uno de los productos más diferenciados que puede ofrecer una estancia en el medio rural es un tipo distinto de cohesión social, la nacida de la convivencia cerca de la naturaleza.

Desde mi experiencia en este tipo de iniciativas, tengo comprobado que un curso cualquiera, o unas jornadas formativas, son absolutamente diferentes y alcanzan unos resultados completamente distintos cuando se organizan en un aula alquilada en una ciudad que cuando se consigue organizarlas en una casa rural, haciendo que los participantes convivan un fin de semana, cinco días, o el tiempo que requiera la actividad.

Por mucho que nos empeñemos en centrar cualquier actividad formativa en su contenido, es imposible evitar el factor humano. De hecho, ni siquiera es deseable evitarlo.

Así, cuando el objetivo de la formación es el nacimiento de nuevos proyectos o la generación de lazos de confianza entre los participantes, tendentes a iniciar una nueva actividad o crear una red de desarrollo, resulta a la postre mucho más importante el grado de relación entre las personas que los detalles técnicos propios de una otra especialiadad.

Cuando las personas tienen tiempo para intercambiar realmente sus puntos de vista, cuando existe contacto real y sin prisas en lugar de volver cada uno a su vida diaria y sus preocupaciones después de unas horas de clase, aparecen los verdaderos puntos de encuentro entre emprendedores, o simplemente entre gente que comparte una serie de inquietudes.

Por lo normal, todos tendemos, en un contacto superficial, a dar por buenas las ideas más fáciles de aceptar, ser correctos, cordiales, y no entrar en verdaderos debates. Puede ser psicología o sociología, pero eso es lo que comúnmente hacemos. Sin embargo, en cuatro días de convivencia salen a la luz las simpatías, las sinergias y también las incompatibilidades, convirtiendo así un grupo heterogéneo y escasamente operativo en un grupo cohesionado capaz de llevar a cabo tareas de mucho más alcance.

El medio rural no puede ofrecer solamente senderismo, pesca y recogida de setas: una de nuestras mayores riquezas es la capacidad de ofrecer contacto humano, sosiego, tiempo para convivir y distancia, material e intelectual con la dinámica diaria de la sonrisa hueca, la prisa y la relación superficial.

Comprenderlo y convertirlo en una de nuestras fortalezas sería una gran ampliación de nuestros clientes potenciales.

 

 

Rural Empresarial es una plataforma para el Desarrollo Rural Sostenible promovida por Cidecot SLU, una entidad colaboradora del Grupo de Trabajo de la Universidad de Kansas como Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud en las áreas de Promoción del Desarrollo Sostenible y la Salud en las Comunidades.

Facebook Twitter 

Share

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *